Brasil vs Perú: El partido soñado

Pásala:

Perú regresa a una final de la Copa América tras 44 años y buscará su tercera estrella enfrentando a Brasil, en medio de suspicacias arbitrales.

Llegó el 7 de julio de 2019. Una fecha que desde ya estará marcada en la historia del fútbol peruano, pues marca el ansiado regreso de nuestra selección a un final de Copa América luego de 44 años.

Atrás en el recuerdo quedó la gran final contra Colombia en 1975, disputada en Caracas, y que ganamos 1-0 con gol de Hugo ‘el Cholo’ Sotil. Como en ese año y en 1939, hoy vamos por la tercera estrella.

Perú ha ido de menor a mayor en esta Copa. Un empate agridulce con Venezuela, un triunfo sin convencer ante Bolivia y una humillante goleada contra Brasil. Luego un partido ante Uruguay donde la suerte estuvo de nuestro lado y un juego catalogable de perfecto ante Chile nos depositan hoy en el Maracaná.

En ese último juego salió todo bien, no hubo un solo rendimiento flaco en el equipo. Desde Gallese hasta Paolo Guerrero, todo el equipo fue una máquina engranada que hizo ver pequeño al clásico rival y aún vigente bicampeón de América.

Brasil por su parte, salvo contra Perú, no ha tenido un juego arrollador ni vistoso. De hecho sufrió para pasar por penales a Paraguay y ante Argentina ganó con tremendos errores y polémicas arbitrales, algo de lo que aún se habla en todo el mundo.

El equipo que arrasaba a todos en la eliminatoria y que era candidato a ganar el mundial de Rusia 2018 no está al mismo nivel, en parte por la ausencia de Neymar. Pero encontró en Gabriel Jesús al líder que necesitaba el equipo.

Dani Alves está jugando como en sus viejos tiempos en Barcelona y Alisson parece un muro infranqueable. Sumado a las ya mencionadas polémicas arbitrales (y encima dirige el cuestionado Tovar esta final), hace que la tarea para los de Gareca parezca poco menos que imposible.

Más allá de eso, sin necesidad de ninguna ayuda, Brasil es mejor línea por línea, hombre por hombre y colectivamente. Pero esto es fútbol, el deporte que apasiona a muchos porque no siempre gana el mejor, porque es la dinámica de lo impensado, y porque soñar se vale, y es gratis.

Espero que Gareca haya aprendido del partido de la primera fase y ante todo construya un equipo sólido en defensa, algo que hicimos contra Uruguay y que complicó a Brasil cuando enfrentó a Venezuela y Paraguay. A partir de tener orden defensivo y no perder balones en mitad de cancha, podemos soñar con una contra, porque adelante tenemos un Depredador.

Nunca una final tuvo un favorito tan claro ni un finalista tan sorpresivo. Somos los invitados que se colaron a una fiesta donde nadie nos esperaba. Pero ya que estamos allí, pensemos en hacer más historia de la ya hicimos. Pensemos en robarle a Brasil la Copa que ellos sienten segura, pensemos en que Paolo Guerrero alce el trofeo y el escudo de Perú pueda lucir tres estrellas. La vida, y esta selección, nos demostraron que nada es imposible si se desea con el corazón.


Pásala:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *